Esta web utiliza ‘cookies’ propias y de terceros.
Al continuar navegando acepta su uso. Más información

Preguntas Frecuentes

Sofkredit es una comparadora de préstamos financieros con aval con sede en Barcelona. Nuestro objetivo es facilitar la vida económica de nuestros clientes ofreciendo un servicio personalizado, responsable y transparente, nuestra información continuamente se actualiza y verifica. Te ofrecemos el préstamo con garantía hipotecaria que más se adapta a tu situación. Nosotros no concedemos financiación, exclusivamente, estudiamos tu caso a través de preguntas muy sencillas y te ponemos en contacto con las entidades financieras más convenientes. Lo que nos importa es tu tranquilidad a la hora de solicitar un préstamo.

Qué es

¿Qué es un préstamo con aval hipotecario?

Los préstamos con aval hipotecario principalmente son concedidos por prestamistas privados. Consiste en ofrecer un inmueble en propiedad, sin ninguna carga económica o con pocas cargas, como aval de un préstamo. Este inmueble es la garantía, para la entidad, de que vas a devolver el dinero que te han prestado.

Se caracterizan por ser flexibles, se puede solicitar importes de dinero elevados a plazos de devolución largos. Además, puedes disfrutar de este tipo de préstamos aunque pertenezcas a una lista de morosos (Asnef, RAI…) y no es necesario justificar ingresos.

Por lo tanto, para acceder a él, tienes que disponer de una vivienda en propiedad, la cual podrás seguir disfrutando. Pero hay que tener en cuenta de que si dejas de pagar el préstamo puedes perder el inmueble, por eso, es aconsejable que antes de decidirte por un producto u otro, te orientemos al préstamo más ventajoso.

¿Qué finalidad tienen estos préstamos?

Con estos préstamos recibirás dinero por el aval de tu inmueble. Por lo tanto, la finalidad es conseguir una cantidad considerable de crédito para hacer frente a situaciones inmediatas. Suele utilizarse para:

  • Financiar tus estudios o los de tus hijos: matrículas, alojamiento, desplazamientos, etc.
  • Llevar a cabo proyectos empresariales. Si estás pensando en abrir un nuevo negocio o necesitas expandirlo, estos préstamos ofrecen financiación a cambio del aval de un inmueble: oficinas, tiendas, naves industriales, etc.
  • Cubrir tratamiento médico. Hay tratamientos que tienen costes elevados y que necesitan ser llevados a cabo inmediatamente.
  • Comprarte un coche. Consigue financiación perteneciendo a una lista de morosos y sin demostrar ingresos regulares.
  • Unificar deudas, tendrás mayor flexibilidad para hacer frente a tus deudas pagando una cantidad menor al mes a un plazo de devolución mayor.
  • Realizar reformas en tu vivienda que conlleven un alto desembolso.
  • Pagar los costes de una herencia, ya que soportan altos impuestos.

Y muchos más motivos. Puedes utilizarlo para la necesidad que te haya surgido, la entidad bancaria no te pedirá explicaciones, sólo te exigirá un inmueble como aval del préstamo. Son adecuados para personas que necesitan crédito y no les conceden un préstamo porque están en una lista de morosos.

Cómo funciona

¿Cuánto dinero me pueden dar por mi vivienda?

Hay financieras que te ofrecen hasta 500.000€. La cantidad recibida dependerá de las condiciones de la empresa con la que contactes y del valor de tu vivienda.

Cuando solicitas un préstamo con garantía hipotecaria tienes que tasar tu vivienda para saber cuánto vale en ese momento. El valor de nuestra vivienda es variable, puede aumentar o disminuir, influyen factores internos y externos a ella, como: reformas en la casa, ubicación, construcciones que se hayan realizado alrededor, etc.

Las entidades no conceden un crédito por el valor total de tu vivienda, si no que el préstamo es un % de la tasación del inmueble. Puedes conseguir hasta el 60% de financiación, según cada entidad bancaria. Además, si tienes alguna carga económica/hipoteca en la vivienda, se restará al valor de la tasación para saber el importe total. El capital pendiente tiene que ser bajo para que podamos optar por el préstamo con garantía hipotecaria

¿Qué diferencia hay entre un préstamo hipotecario y un préstamo con garantía hipotecaria?

La principal diferencia es la finalidad de cada préstamo. Con el préstamo hipotecario el objetivo es adquirir una vivienda, por lo que obtendremos una propiedad y no el dinero.

Sin embargo, los préstamos con garantía hipotecaria tienen finalidades más inmediatas como: pagar tus estudios, comprarte un coche, realizar una reforma, llevar a cabo un proyecto empresarial, etc. Te proporcionan financiación a cambio de disponer de una propiedad como aval. Normalmente el tipo de interés es más elevado que en los préstamos hipotecarios porque las entidades financieras asumen un mayor riesgo.

Préstamo con garantía hipotecaria Préstamo hipotecario (hipoteca)
No tienes que justificar el motivo Adquieres una vivienda
Hasta 300.000€ No obtienes dinero
Aval de tu inmueble Aval externo
Conceden perteneciendo a una lista de morosos No conceden perteneciendo a una lista de morosos
Mayor agilidad en las gestiones Gestiones más complejas
Por prestamistas privados Entidades bancarias
No se exige justificar ingresos Tienes que justificar ingresos
Tipo de interés más alto Tipo de interés más bajo

¿Qué pasa si no pago las cuotas?

Este tipo de préstamos tienen como aval una vivienda en propiedad. Si no puedes pagar las cuotas es conveniente que te pongas en contacto, lo antes posible, con la entidad financiadora para llegar a un acuerdo, dado que, puedes llegar a perder tu inmueble por impago a través de la vía judicial.

Es importante actuar antes de dejar de pagar una cuota, porque las financiadoras suelen imponer sanciones económicas a los clientes que no las pagan.

Antes de llegar a la vía judicial, es conveniente llegar a algún tipo de acuerdo con las entidades bancarias, puedes optar por estas opciones:

  • Una alternativa es pactar con la entidad un período de carencia que te dará un tiempo para poner en orden tus deudas, aunque en este periodo los intereses continúan produciéndose.
  • Otra de las opciones, es alargar el tiempo de devolución del préstamo, con la consecuencia de que pagaremos más intereses pero las cuotas a pagar cada mes serán menores.

¿Puedo unir todas mis deudas en una?

Sí, estos préstamos también son utilizados para unificar deudas. Si tienes dificultades para hacer frente a varias deudas, puedes pagar una única cuota. Se trata de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria para sanear tus diversas deudas.

Pasarías a tener una sola deuda, con la que pagarías un menor importe al mes con un plazo de devolución mayor. El importe total final del préstamo no será menor, ya que, al pagar durante más tiempo pagarás más intereses, pero tendrás más flexibilidad cada mes.

¿Puedo pedir un préstamo con garantía hipotecaria si pertenezco a una lista de morosos?

Sí, la ventaja de los préstamos con garantía hipotecaria es que aceptan tu solicitud aunque estés registrado en una lista de morosos como la Asnef, RAI, etc. Tampoco consideran los ingresos constantes de sus clientes. Los requisitos que te piden es que seas mayor de edad (+18) y que tengas una propiedad privada (inmueble o vehículo) libre de cargas económicas o con pocas cargas para ofrecerlo como garantía del préstamo.

Por lo tanto, es una manera de conseguir grandes importes de dinero teniendo deudas, además, con estos préstamos podrás sanearlas. Estos préstamos son una buena opción para personas con características específicas, ya que, no necesitas tener una nómina ni aval.

Cómo pedirlo

¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria?

A la hora de decidirte por un préstamo u otro tienes que tener en cuenta las siguientes características:

  1. La cantidad de dinero que te puede ofrecer el entidad. Es el % de crédito respecto a la tasación de tu inmueble. Puedes conseguir hasta un 60% de financiación.
  2. El tipo de interés que soporta el crédito. A un tipo de interés más bajo, pagaremos menos en cada cuota. Estos préstamos suelen tener un tipo de interés más elevado que otros porque las entidades soportan un mayor riesgo de devolución.
  3. Las condiciones del préstamo. Ten en cuenta el plazo mínimo y máximo de devolución, porque la cuota al mes será menor si tienes un plazo extenso. Además, considera las comisiones y gastos adicionales de cada entidad financiera.
  4. La flexibilidad de la entidad. Es importante saber que alternativas tenemos si no podemos hacer frente a las cuotas, ya sea con periodos de carencia o alargando el plazo del préstamo.

¿Cómo puedo solicitar el préstamo?

Es muy fácil solicitar un préstamo desde Sofkredit, no te tendrás que mover de casa. Si tienes más de 18 años y eres el propietario de un inmueble, puedes solicitar un préstamo con garantía hipotecaria siguiendo estos pasos:

  1. Primero, rellena nuestro cuestionario online.
  2. Después, nuestro equipo de expertos te llamará para analizar tu perfil.
  3. Te pondremos en contacto con las entidades financieras que ofrezcan los productos más ventajosos según tus requisitos.

¿Puedo solicitar el préstamo si aún no he liquidado mi hipoteca?

Sí, pero la hipoteca de la vivienda tiene que ser baja. Es decir, para pedir un préstamo con garantía hipotecaria tienes que ofrecer el aval de tu vivienda sin cargas económicas o con pocas cargas. Tendremos que tener pagada casi toda la totalidad de nuestra hipoteca.

Al soportar cargas económicas es la entidad bancaria la que decidirá si aceptar la solicitud del préstamo o no aceptarla. Igualmente, la cantidad que nos concederán será menor al tener pendiente una hipoteca. Cada caso será analizado por nuestros profesionales gratuitamente y te asesoraremos para que tomes la mejor decisión financiera.

¿Sólo puedo ofrecer como aval mi vivienda?

No, los préstamos con garantía hipotecaria comprenden inmuebles y vehículos, es decir, puedes ofrecer como garantía de que vas a devolver el préstamo tanto tu vivienda personal como tu coche, os mostramos algunos ejemplos de los avales que aceptan las entidades bancarias:

  • Inmueble: piso, casa, nave industrial, local comercial, tienda, terreno, etc.
  • Vehículos: coche, furgoneta, camión, moto barco, avión, etc.